martes, 24 de febrero de 2015

La decoración DIY y la reivindicación del "yo" en la era de la producción en serie

A lo largo de la historia de la humanidad siempre nos hemos debatido entre la necesidad de sentirnos integradxs en la sociedad y, por lo tanto, identificarnos con el grupo, y la de proclamarnos como individuos independientes, diferentes y, en definitiva, especiales.

Este dilema es uno de los principales factores que marcan el desarrollo de nuestra personalidad ya que, por un lado, nos comportamos como los demás miembros del grupo al que queremos pertenecer y, por otro, intentamos diferenciarnos del resto destacando nuestros rasgos característicos y peculiaridades.

decoración diy
Reno de cartón / Jardín vertical / Sillón restaurado / Bandeja desayuno



Este comportamiento puede observarse en todos los ámbitos de la vida, incluso en la decoración. Nuestro sentido del gusto viene determinado por las tendencias decorativas que observamos e intentamos imitar, pero por otra parte deseamos expresar nuestra propia personalidad gracias a elementos diferenciales. Vaya, que todxs queremos tener en casa el carrito Raskog turquesa de Ikea, pero cada unx lo decoraría a su modo, ¿verdad?

Sin embargo, nuestro nuevo estilo de vida, asociado al desarrollo tecnológico, está cambiando este equilibrio entre la necesidad de asociación con el grupo y la reivindicación del "yo". De repente, el grupo nos invade hasta el punto de que nos resulta complicado estar realmente a solas (si no estamos en el trabajo, en el gimnasio o conectadxs, el continuo pitido del whatsapp nos impide desconectar recordándonos que siempre hay alguien ahí), así que salir de la producción en serie, distinguirnos de los demás y recuperar nuestro espacio íntimo se ha convertido en una necesidad que pesa más que en ningún otro momento de la historia.

Y aquí es donde entra en juego la tendencia DIY.

decoración diy
Mesa de palets / Globo de papel / Salvamanteles de corcho / Maleta-mueble

Estamos saturadxs de tecnología. Estamos cansadxs de comprar alimentos procesados, packs de salones completos por catálogo, ropa que todxs llevan. De lo efímero, del usar y tirar, del plástico y los objetos sin alma. Por eso creo que está en auge el movimiento DIY, pues se trata de una manera de salirnos de la cadena de producción para volver, aunque sólo sea con pequeños detalles, a concederle importancia  a lo que nosotrxs mismxs creamos y nos hace diferentes, a lo natural, lo tradicional, lo imperfecto, y de paso, concedernos algunas migajas de tiempo para reencontrarnos con nosotrxs mismxs.

Hace poco leí -lo siento, no recuerdo dónde- que como consecuencia del abuso de tecnología estamos perdiendo la capacidad de aburrirnos y eso no es sano. Nuestra mente necesita desconectar de vez en cuando porque precisamente esos momentos de inactividad son los que impulsan el pensamiento creativo. Si mientras hacemos un trayecto en bus nos dedicamos simplemente a esperar, nuestra mente se pierde en un tipo de pensamiento menos práctico del habitual, despertando, en muchas ocasiones, la chispa de la creatividad. Ahora bien, si aprovechamos esos minutos para revisar el twitter o llamar a alguien, nuestro cerebro pierde esa capacidad de "aburrirse". Pero nosotrxs no. Porque nos gusta crear. Aprender a hacer cosas diferentes, adquirir habilidades aprendiendo procedimientos que, en la actualidad, corren el riesgo de pasar al olvido ya que en la práctica no son realmente necesarias. Es decir, que en teoría no nos hace falta saber coser, cocinar o restaurar un mueble porque lo normal en nuestra época es comprarlo todo hecho. Sin embargo, hacerlo nos resulta placentero pues en cierto sentido implica recuperar habilidades perdidas y desarrollar nuestra creatividad natural.

comida casera
Mousse de turrón / Espaguetis picantones / Salmón en papillote / Magdalenas de naranja

Hoy preferimos las magdalenas caseras, aunque algunas veces nos salgan un poco secas, las mantas tejidas, aunque sean imperfectas, los muebles recuperados y con historia, a pesar de que estén deteriorados.

Valoramos lo hecho a mano, lo artesanal y lo antiguo, y preferimos reciclar o elegir materiales respetuosos con el medio ambiente, quizás porque necesitamos parar un poco el ritmo frenético y antinatura al que nos está llevando la sociedad consumista en la que vivimos, porque nuestro cuerpo nos pide frenar y tomarnos un tiempo en construir objetos hermosos con nuestras propias manos, sin prisas y disfrutando del momento, con las que crear un hogar peculiar y especial que, de alguna manera, proclame al mundo quienes somos.



Información sobre derechos de autor: todas las fotografías de esta entrada pertenecen a Canela y Naranja ©. Si quieres más información sobre uso de imágenes y copyright, puedes informarte aquí.

17 comentarios:

  1. Una visión distinta y muy reflexiva sobre esta tendencia a la que poco a poco nos sumamos muchos. Quizás tengas razón y todos busquemos encontrar el verdadero "yo". Gracias por todo Marta, ha sido un gustazo tenerte hoy con nosotras!!!.
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por invitarme, el placer ha sido mío ;)

      Eliminar
  2. Que me estás contannndoooo que lo mio es puro aburrimiento ? jajajaja es broma ;), gran articulo !!! me has hecho ver las cosas desde otro punto de vista :)
    Muy buen estreno !!! FELICIDADES !!!

    ResponderEliminar
  3. No puedo estar más de acuerdo contigo Marta quizás porque soy muy fan del hazlo tu mismo, y crear ambientes únicos!!
    xoxo

    ResponderEliminar
  4. En un placer contar contigo Marta! por supuesto nosotras apostamos por la singularidad y por los trabajos hechos por uno mismo y si son buenos, bonitos y baratos pues mucho mejor. Bss

    ResponderEliminar
  5. y que razón tenéis, pues yo me he sentido identificada totalmente, porque no me quedé tranquila hasta que tuve en casa el carrito de Ikea ???¿¿¿¿ Ains!!!!!!!!! Y ahora va de una estancia a otra sin saber que poner en él. Pero bueno...también intento crear un estilo un poquito diferente, aunque solo sean pinceladas. Voy a conocerla....
    besos

    ResponderEliminar
  6. Un placer tenerte entre nosotras Marta... ¡Y claro! Nos apuntamos a todo lo handmade y único! un besazo

    ResponderEliminar
  7. Un placer que partícipes en este proyecto Marta, y gracias por esta reflexión. Me apunto a lo singular, a darle vida a los muebles viejos o a cualquier trasto como muchos lo llaman. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Un placer que partícipes en este proyecto Marta, y gracias por esta reflexión. Me apunto a lo singular, a darle vida a los muebles viejos o a cualquier trasto como muchos lo llaman. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Aún recuerdo cuando no había internet y la de cosas que hacía como pintar, leer...sin duda un post para pensar y poner en práctica desde ya. Un places conocerte Marta!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuánta razón tienes! Es algo que está pasando y además a gran velocidad, nos acostumbramos a que la tecnología cambie con un ritmo frenético, prácticamente cada día hay cosas nueva y hay que intentar encontrar momentos xa interiorizar las cosas y dejarse llevar por la imaginación y la creatividad. Por eso hay que intentar desconectar aunque sea los fines de semana!!!

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo Marta! Creo que el boom del movimiento DIY, ya sea restauración, cocina, manualidades, reciclaje...se debe a la necesidad de crear algo diferente, de disfrutar haciéndolo y de "perder" el tiempo en algo que no sea competir o poner la zancadilla al de al lado. La teoría esa que dices de la importancia y la necesidad de aburrirse yo también la he leido y no sé dónde pero se aplicaba también a los niños! Muy interesante! Un besazo! Me ha encantado leerte!

    ResponderEliminar
  12. No puedo estar mas de acuerdo con tu post, aunque lo que mas me ha llegado es la reflexión sobre el aburrimiento, ahora si no estas conectada permanentemente parece que es tiempo perdido, algo que al final termina generándote una sensación de angustia tremenda! Hay que aprender a disfrutar del silencio y de la inactividad!
    Besis

    ResponderEliminar
  13. Hola Marta, estoy totalmente de acuerdo en lo que necesitamos aburrirnos, y también nuestros hijos que parecen que tienen que estar todo el tiempo ocupados y con actividades, no vaya a ser que digan la terrorífica palabra me aburro, que parece que fuera una cosa terrible, y nada de eso a lo mejor agudizan la imaginación.
    En cuanto a lo de reciclar, utilizar materiales sostenibles y no abusar del consumo, ojalá fuera consecuencia de que el personal por fín se ha sensibilizado con la madre naturaleza, pero sosecho que mas tiene que ver con el maltrecho bolsillo de la gente y la demoledora crisis.
    Besos y gracias por el post.

    ResponderEliminar
  14. Una gran reflexión. En este mundo de saturación de información a veces lo más obvio se nos pasa de largo y olvidamos las cosas realmente importantes y que se cuecen con tiempo y dedicación en favor de la satisfacción inmediata. A contracorriente del consumismo exacerbado que nos imponen los mass media y una economía voraz y "sin alma" ,la tendencia DIY intenta devolverle ese valor a las cosas...el valor del tiempo dedicado, del mimo, de la imperfección y de la personalidad.
    A mí me parece una corriente que llega para quedarse y seguirá ganando terreno porque todos necesitamos ese espacio vital en el que ser nosotros mismos y expresarnos. La proliferación de blogs de todo tipo es otro claro síntoma. Las personas necesitan expresarse, da igual si no somos shakespeare ni Picasso. Es una forma de rebelarnos contra la estandarización que se nos impone a todas horas y de hacernos oír en un mundo lleno de ruido de fondo. Y sí encima se contribuye a la sostenibilidad y a que se reflexione sobre el consumismo y sus consecuencias globales, aún mejor.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Además, el caso de los blogs me parece especialmente interesante porque en cierto sentido es una muestra de periodismo humano: preferimos leer las opiniones personales de un blogger antes que una noticia del periódico porque, dentro de esa subjetividad encontramos más credibilidad que en la supuesta objetividad de los medios, que no dejan de ser empresas con intereses económicos.

      Eliminar
  15. Personalmente me encanta ver blogs con ideas de gente "corriente" poniendo en práctica un diy paso a paso o mostrando uno ya finalizado, recuperando objetos que en principio se tirarían...no sé, vamos que te inspira aunque desde luego lo que yo pueda hacer nada tiene que ver con un artesano profesional!!
    Un placer verte por aquí Marta!!
    Bss

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips