SERVILLETAS PERSONALIZADAS CON LA TECNICA SHIBORI

by - 8:30



En primavera las horas de sol cada vez son más largas y eso levanta mucho el ánimo. Es la temporada perfecta para darle un nuevo aire a nuestra decoración, a nuestra ropa, añadiendo colores vivos y frescos que nos den alegría. ¡Pero no olvidemos la decoración de las mesas: también necesitan un cambio de aires! ¿Siempre usas las mismas servilletas y el mismo mantel? ¡Hoy te animo a que las personalices y les des otro aire llevando a cabo una técnica milenaria: Shibori!
Shibori es una técnica manual japonesa de teñido por reserva que produce patrones en la tela. La palabra proviene de la raíz del verbo japonés shiboru, que significa “exprimir y presionar”. Esto va acorde al proceso, ya que la tela se manipula a través de estas acciones. Normalmente se usan tejidos naturales como la seda o el algodón y el color favorito para teñir es el color índigo.
¡Hay muchas maneras de abordar la técnica shibori y eso es lo que la hace tan atractiva! Dependiendo de cómo dobles y tuerzas la tela, vas a obtener diferentes patrones. ¡Aquí te enseño una para que la ponga en práctica!
Y para que pongas más bonita la mesa para tus invitados, te enseño a hacerte unos servilleteros ¡Apunta materiales que empezamos con los dos DIY!

Materiales y dónde conseguirlos

Para el tinte:





Para los servilleteros:

-          Anillas de madera natural
-          Aguja, tijeras e hilo beige
-          Correa de piel




Para llevar a cabo la técnica shibori necesitarás hacer dobleces en la tela. Depende como dobles la tela se creará un dibujo o patrón diferente. Para obtener el dibujo que he usado, tendrás que doblar la servilleta, primero, en forma de acordeón: un doblez en la cara delantera, otro por la trasera, y así hasta acabar la servilleta.



Seguiremos doblando la servilleta ahora creando triángulos. Lo mismo que el paso anterior: creando el triangulo por la parte delantera y luego por la trasera, hasta que tengas toda la servilleta compactada.





Vamos a juntar todas las capas para que no se deshagan los dobleces. Para ello vamos a poner directamente las gomas elásticas formando un dibujo. Tienes la opción de poner dos maderas a cada lado como un sándwich y luego poner las gomas elásticas. El dibujo resultante será igual, pero quedaría más firme la tela.



Para que el tinte agarre más, es preferible que sumerjas el triángulo en agua templada. Una vez esté húmeda la tela, ya podrás preparar el tinte.
Calienta agua a punto de hervir y ponla en un bol o una olla, preferiblemente que no uses mucho. Hecha una cucharadita de sal para que el tinte se adhiera mejor a la tela.  Dependiendo de la intensidad del color que te guste y de la cantidad de tela, puedes poner más o menos tinte. Yo, para una servilleta, he usado la medida de una cucharita de café, pero va al gusto. Remueve para que se disuelva e introduce el triangulo de tela en el tinte. Déjalo unos 3 minutos.



Pasado ese tiempo, escurre la tela para quitar el sobrante y deja reposar el tejido durante 8 horas. Te dejo otra opción: envolver el tejido con film transparente. Esto hará que el color quede más firme y que no manche la superficie donde lo dejes reposar. ¡A tu gusto!
Viene la parte mas divertida y mágica: ¡desenvolver el regalo y ver el dibujo que se ha creado! Ya puedes quitar todas las gomas elásticas. ¡Quizá creas que todo se ha teñido de azul y que no hay partes en blanco… te equivocas! ¡Yo también lo pensaba! ¡Pero es sorprendente el dibujo que se crea y lo bonito que queda! ¡Algunas partes quedarán más o menos teñidas, pero en la irregularidad esta la belleza! Te recomiendo que aclares la servilleta para quitarle posibles excesos de tinte y dejarla secar al aire. ¡Una vez planchadas… ya estarán listas para lucir en tu mesa!
¡Espera, que no hemos acabado! ¡Para darle un toque más personalizado a la mesa, vamos a hacer unos servilleteros muy molones! Usaremos una cinta de cuero y anillas de madera natural para crearlos. Entrelaza el cuero con la anilla de un extremo al otro para crear algo parecido a una pulsera.

En los puntos de unión del cuero, realiza dos agujeros con la aguja y cose las dos partes con hilo.




¡En 5 minutos ya tendrás el servilletero listo! ¡Fácil, bonito y original! ¡El broche que le faltaba a tu nueva mantelería! ¿A que parece otra?
¡Te animo muchísimo a practicar la técnica shibori, te sorprenderá! Se puede aplicar a cualquier tela de algodón: ¡servilletas, mantelería, cojines, cortinas, sábanas, camisetas, fulares… imagina la infinidad de posibilidades que tienes! Estoy segura que la llevaras a cabo!





También te puede interesar






¿Que te parecen? ¿te atreves con el diy? Si es así me encantará verlo, te espero en instagram y como siempre te leo en comentarios.



Gracias por tu visita!

Susana.

You May Also Like

0 comentarios